Martes, 18 de junio de 2024
Buscar
Martes, 18 de junio de 2024
Buscar

Carnero sigue echando balones fuera con el soterramiento

Carnero sigue echando balones fuera con el soterramiento

En un baile de promesas vacías, Jesús Julio Carnero, el alcalde de Valladolid, continúa evadiendo responsabilidades en cuanto a los plazos e importes del esperado proyecto de soterramiento de las vías del tren. El pasado viernes 14 de julio, Carnero presidió la recién constituida Mesa del Soterramiento, reiterando que el proyecto es su «prioridad». Sin embargo, como el perro que ladra pero no muerde, el alcalde se compromete en teoría pero rehúye dar detalles concretos.

El soterramiento, prometido como uno de los «grandes hitos» de su mandato, se mantiene en el limbo de los planes de futuro. Según Carnero, el proyecto mejorará Valladolid y cuenta con el respaldo de múltiples entidades, incluyendo universidades, CEOE, UGT, entre otros. Pero cuando se le pregunta sobre los plazos y costos, el alcalde simplemente responde que «tiempo habrá de conocerlos», evidenciando su estrategia de echar balones fuera con el soterramiento.

¿Respuestas concretas?

Carnero se esconde detrás de la necesidad de la colaboración del Gobierno de España, de la Junta y del propio Consistorio para implementar el proyecto. Sin embargo, este pretexto convenientemente ignora la urgencia de establecer compromisos tangibles y detallados para su ejecución. Las promesas vacías solo sirven para alentar una ilusión, una ilusión que, según el Grupo Municipal Socialista, no es más que una «farsa y pantomima».

Óscar Puente, presidente del Grupo Municipal Socialista, acusa a Carnero de intentar «mutualizar» el «fracaso» del proyecto, describiéndolo como un «camino que lleva a ninguna parte». En una crítica mordaz, Puente denuncia que la táctica de Carnero es arrastrar a otros a su laberinto, para que compartan la culpa de un eventual fracaso.

En este contexto, la presencia de UGT en la Mesa del Soterramiento ha sido objeto de fuertes críticas. Puente la describe como una «falta de dignidad», reflejando una profunda decepción. En respuesta, UGT ha defendido su participación en la mesa, alegando que asiste a todos los actos institucionales a los que es invitado.

Mientras tanto, los ciudadanos de Valladolid siguen esperando mejoras concretas y significativas en su ciudad, en lugar de las eternas promesas de un alcalde que parece estar más interesado en echar balones fuera con el soterramiento que en poner manos a la obra para realizarlo.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos