Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar
Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar

Cinco casos de pederastia denunciados al Arzobispado de Valladolid en tres años

Arzobispado de Valladolid recibe cinco denuncias por pederastia

El Arzobispado de Valladolid ha reconocido la existencia de cinco casos de abuso sexual. Luis Argüello, el arzobispo de Valladolid, ha solicitado que no se juzguen los abusos cometidos «hace 40 años» con la mentalidad actual, durante la presentación del balance del Servicio de Atención a Víctimas de Abusos (SAVA).

El SAVA ha canalizado estas denuncias en los últimos tres años, proporcionando apoyo psicológico, espiritual y, si es necesario, jurídico a las víctimas. Javier Cremades, encargado de la auditoría sobre abusos en la Iglesia, ha declarado que el objetivo no es hablar con las víctimas, sino buscar la verdad.

La Iglesia ha mostrado su disposición a colaborar con la Fiscalía y el Defensor del Pueblo en todas las solicitudes de información sobre abusos sexuales en la Iglesia. Sin embargo, Argüello ha señalado que, al tener constancia de solo cinco casos en tres años, podría haber menos casos de los que se informa mediáticamente.

Delitos prescritos y sin ninguna responsabilidad penal.

De las cinco denuncias recibidas, dos eran anónimas, una relativa a un sacerdote ya fallecido que presuntamente abusó de su víctima en los años 60, otra transferida a una diócesis vecina, y la última está pendiente de un proceso canónico de la Santa Sede, aunque el delito ya habría prescrito.

Antonio Rodríguez, secretario de la Asociación Castellano y Leonesa para la Defensa de la Infancia y la Juventud (REA), ha enfatizado la necesidad de «prevenir, detectar y actuar». El Arzobispado planea impartir nuevas formaciones basadas en estos pilares a presbíteros, catequistas, personal de pastoral y otros profesionales.

El proyecto ‘Somos luz en misión’ será la plataforma a través de la cual el Arzobispado pretende llevar a cabo estas formaciones, con la participación de un psicólogo, una educadora social, un magistrado de la Audiencia, un párroco y un licenciado en Derecho.

Argüello ha recordado a su antecesor, el cardenal Ricardo Blázquez, quien inició este servicio de atención a víctimas. El servicio no solo seguirá a las víctimas que sufren abusos sexuales por parte de algún miembro de la Iglesia, sino que también se ampliará para incluir a víctimas de agresiones sexuales fuera de la Iglesia.

En reflexiones finales, Argüello ha hablado sobre la moralidad y la libertad humana, y cómo la sociedad actual es «moralmente libertina y puritana» al abordar estos asuntos. También ha reflexionado sobre el impacto de las nuevas tecnologías en los abusos sexuales y cómo los asuntos del corazón y la formación de la conciencia moral siguen teniendo ritmos lentos.

¿Acción real o puro marketing?

En medio de estas declaraciones, surge una pregunta ineludible sobre las verdaderas intenciones de la Iglesia al abordar estos casos de abuso sexual. ¿Son estas acciones un reflejo de una preocupación e implicación auténticas por parte de la Iglesia, o son simplemente estrategias de marketing destinadas a mejorar la imagen de una institución en declive? La transparencia y la responsabilidad son cruciales en estos momentos, y solo el tiempo dirá si los esfuerzos del Arzobispado de Valladolid y de la Iglesia en general son sinceros y efectivos, o si, por el contrario, son meras tácticas de relaciones públicas para apaciguar a una sociedad cada vez más escéptica y demandante de justicia y verdad.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos