Martes, 18 de junio de 2024
Buscar
Martes, 18 de junio de 2024
Buscar

Los estremecedores vínculos entre el Gobierno de Israel, Vox y la Extrema Derecha Europea

Las conexiones entre el Gobierno de Israel, el partido político español Vox y la extrema derecha europea han evidenciando una serie de relaciones que han suscitado inquietud en la esfera política democrática.

Las conexiones entre el Gobierno de Israel, el partido político español Vox y la extrema derecha europea han evidenciando una serie de relaciones que han suscitado inquietud en la esfera política democrática. Estos vínculos, tejidos en los últimos años, muestran una convergencia ideológica en temas como el racismo y la islamofobia.

En las elecciones generales españolas de 2019, Eli Hazan, director de Relaciones Internacionales del partido de Netanyahu (partido que gobierna actualmente Israel) envió un mensaje de apoyo a Vox, marcando la cercanía entre ambas formaciones de ultraderecha. Este gesto simbólico, junto con el decálogo publicado por Vox en su sitio web titulado «VOX, Israel y Oriente Medio», refleja la sintonía entre el gobierno sionista de Israel y la formación de ultraderecha.

Al mismo tiempo, tanto Israel como Vox han fortalecido sus lazos con la extrema derecha europea, organizando cumbres en Madrid con líderes como Marine Le Pen y Víktor Orbán. Estos encuentros han servido para consolidar alianzas y discutir agendas políticas comunes, reforzando la idea de una relación estrecha entre Israel y la extrema derecha europea.

Es la hora de llamar a las cosas por su nombre.

El bombardeo al Hospital Al-Ahli en Gaza, que según algunas informaciones ha causado la muerte de más de 800  personas, puede suponer un punto de inflexión en la percepción internacional sobre el conflicto y empezar a considerar realmente que Israel está cometiendo un genocidio sobre el pueblo palestino. Este ataque, condenado por la Organización Mundial de la Salud y otras entidades internacionales, ha intensificado las críticas hacia Israel y ha generado debates sobre la necesidad de proteger a los civiles y garantizar el acceso a la ayuda humanitaria.

El gobierno de Israel, como ha hecho en otras ocasiones con violaciones de derechos humanos sobre la población palestina, ha negado la autoría del ataque y culpado a la Yihad Islámica. Israel lo niega (con el apoyo de EEUU)  a pesar de que había amenazado con bombardear ese hospital en varias ocasiones y tras varios tweets borrados que demuestran que, como mínimo, mintió en su información oficial apenas minutos después de producirse el ataque.

En este contexto, Vox ha mantenido su apoyo a Israel, condenando cualquier iniciativa de boicot y afirmando que «los lazos con Israel deben profundizarse en todos los ámbitos». Esta postura ha generado tensiones con otros partidos políticos y organizaciones civiles en España, que han expresado su preocupación por la influencia y las alianzas internacionales de Vox.

Los estremecedores vínculos entre el Gobierno de Israel, Vox y la extrema derecha han generado un cambio en la dinámica política internacional. Estas relaciones, consolidadas con el tiempo, representan un desafío para el futuro político de Europa y el equilibrio de poder en el escenario global.

Más allá de gestos: La influencia de Israel en la extrema derecha.

La relación entre Vox y el Gobierno de Israel no se limita a declaraciones y gestos simbólicos. En los últimos años, se ha evidenciado una serie de acciones y colaboraciones que refuerzan esta alianza. Organizaciones como Acción y Comunicación sobre Oriente Medio (ACOM) y la Fundación Friends of Israel han mostrado su apoyo a Vox, evidenciando el control de la derecha y la extrema derecha sobre las organizaciones del lobby israelí en España.

Ángel Mas, presidente de ACOM, ha sido fotografiado junto a líderes de Vox como Iván Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal, mostrando una clara inclinación política hacia el partido ultra. ACOM, que se describe como una «asociación apartidista», ha intentado hacer el juego sucio de vincular a la izquierda con el antisemitismo, mientras blanqueaba a Vox intentando hacerlos pasar por moderados.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos