Jueves, 13 de junio de 2024
Buscar
Jueves, 13 de junio de 2024
Buscar

23J: Un análisis desde Castilla y León

Las elecciones generales del 23J en España han arrojado resultados dignos de análisis en todas sus esquinas. La lupa de hoy, sin embargo, la tenemos que situar en Castilla y León, donde los giros y descalabros políticos han dibujado un panorama inesperado.

El escrutinio ha dejado la resonancia de un grito sordo y contundente: VOX, el partido de extrema derecha que por un tiempo parecía alimentarse de controversias y polémicas, ha visto cómo su base en Castilla y León se ha ido erosionando hasta quedar reducida a un único representante. ¿El culpable? Desatinos constantes en su gestión como: Su desastrosa gestión de la crisis de la tuberculosis bovina y su negacionismo en asuntos medioambientales, como la acción contaminante del CO2.

La estridencia de Gallardo ha terminado pasando factura a VOX. El desgaste sufrido, sin embargo, no ha supuesto un simple cambio de orientación política entre los votantes. Ha marcado un viraje hacia un nuevo terreno de debate. Aquí es donde entran las fuerzas progresistas.

El esfuerzo histórico realizado por las fuerzas de izquierda para presentarse como un bloque unido -bajo las siglas de SUMAR- ha logrado redefinir los marcos del debate generando el desconcierto en las filas de la derecha y la extrema derecha. PP y VOX han quedado desarmados en un escenario en el que las consignas y la retórica incendiaria no han sido suficientes. La política del miedo no ha sabido competir contra la política de propuestas.

No obstante, hay una cara oculta en esta victoria de la izquierda, un escollo que persiste y se niega a desaparecer. El PSOE en Castilla y León sigue siendo incapaz de traducir su apoyo en victorias autonómicas que cambien la tendencia conservadora de la región. Es un problema enquistado que no muestra señales de mejora.

Pero la esperanza no está perdida. Sumar, la coalición de izquierda, después de estas elecciones del 23J tiene ante sí la laboriosa pero gratificante tarea de proyectar una comunidad de futuro, que apueste por empleos del siglo XXI conectados con las oportunidades de la digitalización y la inteligencia artificial, una ganadería extensiva y sostenible y mejoras en las infraestructuras y servicios públicos. Es hora de afrontar las interminables listas de espera de la sanidad, agotadas por la mala gestión del gobierno de PP y VOX.

Sin duda, el panorama político en Castilla y León tras el 23J se presenta interesante. Los errores del pasado han cobrado su precio, pero han dejado el terreno preparado para un futuro lleno de oportunidades. ¿Podrá la izquierda aprovecharlas y cambiar el rumbo de esta comunidad? Solo el tiempo lo dirá.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos