Lunes, 18 de junio de 2024
Buscar
Lunes, 18 de junio de 2024
Buscar

La Escuela de Tauromaquia de Salamanca recibirá dinero público para educar en la tortura

Se ha hecho público que la Escuela de Tauromaquia de Salamanca recibirá dinero del contribuyente, concretamente una subvención de 26.000 euros de la Junta de Castilla y León, para su labor de «fomento y difusión de la tauromaquia». La Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, gestionada por VOX, ha aprobado este gasto para lo que definen como recuperación de la tradición taurina y formación de futuros profesionales del toreo.

¿Realmente es legítimo el uso de fondos públicos para financiar la enseñanza de una práctica que, para muchos, constituye una tortura a seres vivos?

En este espacio, los alumnos aprenden tanto aspectos teóricos como prácticos del toreo, supuestamente para adquirir «una formación adecuada». Esta «formación» abarca la participación en concursos, exposiciones, conferencias, festivales y novilladas. Es así como la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, apoyada económicamente por la Diputación, parece estar entregada al continuismo de la «fiesta de los toros».

La aprobación de la ayuda se enmarca en el Acuerdo 32/2014, de 3 de abril, de la Junta de Castilla y León, que declara la Tauromaquia en Castilla y León Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial. Este título parece ser suficiente para justificar la subvención, alineada con los objetivos de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte para la realización, planificación y gestión de actuaciones orientadas a la promoción y difusión de las artes y la cultura.

Pero es esencial cuestionar si la tauromaquia, con su inherente violencia y sufrimiento animal, debería tener un lugar dentro de lo que entendemos por «cultura«. Este apoyo financiero pone de manifiesto la aceptación tácita de la institucionalidad hacia una actividad que es cada vez más repudiada socialmente.

¿No debería el dinero público destinarse a actividades que reflejen valores de respeto hacia todos los seres vivos?

Este tipo de decisiones dan luz a una evidencia dolorosa: parece que, en el caso de Salamanca en particular, y de Castilla y León en general, se prefiere invertir dinero público en perpetuar una tradición cuestionable en vez de redirigir esos recursos hacia iniciativas que promuevan una cultura de empatía, respeto y protección animal. Y es que, a pesar de las voces en contra, La Escuela de Tauromaquia de Salamanca recibirá dinero público para educar en la tortura.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos