Domingo, 23 de junio de 2024
Buscar
Domingo, 23 de junio de 2024
Buscar

Ratifican los cinco años de cárcel para el padre que abusó de su hija en Briviesca

Ratifican los cinco años de cárcel para el padre que abusó de su hija en Briviesca

En un fallo judicial que reafirma la contundencia de la ley ante crímenes contra menores, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha ratificado la condena de cinco años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de su hija. Este caso, que ha conmocionado a la comunidad de Briviesca, pone de manifiesto la determinación de las instituciones en proteger a los más vulnerables.

La sentencia, que se ha mantenido firme ante los recursos de apelación, subraya la continuidad de los abusos que comenzaron en 2017, cuando la víctima tenía tan solo nueve años. El condenado, ahora privado de su libertad desde marzo de 2022, perpetró estos actos en la vivienda familiar de Briviesca, donde también residían su esposa y otra hija menor.

Una condena con todo el peso de la ley.

La Audiencia Provincial de Burgos, cuyo veredicto confirmó el TSJCyL, se basó en el testimonio de la víctima, corroborado por el de su madre y los informes de médicos, psicólogos y trabajadores sociales. Estos profesionales atendieron a la menor y jugaron un papel crucial en la construcción de un caso sólido que ha culminado en esta condena.

Además de la pena de cárcel, el tribunal ha impuesto seis años de libertad vigilada y una orden de alejamiento que prohíbe al acusado acercarse a menos de 500 metros de la menor o comunicarse con ella por cualquier medio durante ocho años. La privación de la patria potestad por cinco años y la inhabilitación para cualquier actividad que implique contacto regular con menores son otras de las medidas adoptadas para garantizar la seguridad de la menor y de la sociedad.

La indemnización de 10.000 euros por daño moral a la víctima refleja el reconocimiento del sufrimiento y el impacto psicológico que los actos del condenado han tenido en su hija. La firmeza de esta sentencia envía un mensaje claro sobre la intolerancia de la justicia ante los abusos sexuales, especialmente cuando afectan a menores de edad.

Este caso también resalta la importancia de la voz de las víctimas y el papel de los testigos y profesionales que apoyan su relato. A pesar de la ausencia de pruebas biológicas, la consistencia y credibilidad del testimonio de la menor y su madre fueron determinantes para quebrar la presunción de inocencia y confirmar la condena.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos