Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar
Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar

Seis meses de cárcel por allanar la casa de su expareja en Ceinos

Seis meses de cárcel por allanar la casa de su expareja en Ceinos

H.P.O., un residente de Valladolid, ha sido condenado a seis meses de prisión por un delito de allanamiento de morada y tenencia ilícita de armas. Este viernes, en un juicio que prometía extenderse, se llegó a un acuerdo que evitó la necesidad de un jurado popular. La Audiencia de Valladolid es testigo de este desenlace, donde el acusado aceptó su responsabilidad en los hechos ocurridos en Ceinos en abril de 2022.

El incidente comenzó cuando H.P.O., movido por celos tras descubrir que su exnovia había iniciado una relación con un amigo suyo, decidió actuar. En las primeras horas de la mañana, el hombre, cegado por la ira, allanó la casa de su expareja, rompiendo la puerta de entrada y causando daños en la propiedad. Este acto de violencia no solo violó la privacidad de su excompañera, sino que también puso en peligro la seguridad de sus dos hijas menores presentes en el hogar.

La situación se agravó cuando, horas más tarde, H.P.O. regresó al lugar, aún con la puerta dañada, e ingresó nuevamente sin permiso. En esta ocasión, se produjo una acalorada discusión, durante la cual el acusado mostró un comportamiento agresivo, llegando a lanzar una botella de vino al suelo. A pesar de las súplicas de su expareja para que abandonara la vivienda de Ceinos, el hombre se mantuvo en el lugar por un tiempo, mostrando un desprecio total por la voluntad y seguridad de la mujer.

A misa después del delito.

Lo más alarmante del caso es que H.P.O. asistió a misa poco después del altercado, llevando consigo un revólver antiguo, oculto en su vestimenta. Este arma, datada de los años 20 y en perfecto estado de funcionamiento, no estaba registrada y el acusado no poseía licencia para su porte. Este detalle añade una capa de peligro y premeditación a sus acciones.

La sentencia, que incluye una multa y la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima, refleja la gravedad de los hechos. Además, se ha considerado una eximente incompleta por anomalía psíquica, ya que el acusado padece de bipolaridad y estructura obsesiva de personalidad, y había consumido ansiolíticos el día de los hechos.

 

Más en Nexo Noticias.

 

Te recomendamos