Martes, 18 de junio de 2024
Buscar
Martes, 18 de junio de 2024
Buscar

La Junta de CyL despilfarra 270.000€ en instruir a niños para clavar banderillas a los toros

Escuela de banderillas

En un acto que roza lo grotesco, la Junta de Castilla y León, con el Partido Popular y Vox a la cabeza, ha decidido malgastar 270.000 euros del erario público, según informa iLeón, para financiar talleres donde enseñarán a niños a fabricar y clavar banderillas a los toros

Sahagún, en León, será el escenario de este macabro espectáculo, donde menores serán instruidos en el «arte» de herir a un animal. 

Banderillas

Menos banderillas y más tejido empresarial.

Este taller, programado para el 23 de septiembre y bajo el insensible lema «haz tu propio par de banderillas», no solo es cuestionable a niveles éticos y morales (¡¿Enseñar a los niños a hacer daño a los animales por diversión?!), sino que también evidencia la guerra cultural que VOX y PP han emprendido, dispuestos a poner como prioridades de gastos estas aberraciones mientras la creación de empresas y la despoblación continúan siendo uno de los mayores problemas que el PP no ha sido capaz de resolver en sus 40 años de gobierno. A esto se le añade que gobiernan con un partido de ultraderecha dispuesto a hacer el ridículo si es necesario.

La Consejería de Cultura, en manos de Vox, y la Junta de Castilla y León, han mostrado de nuevo su rostro al defender esta atrocidad. Las redes sociales han estallado en indignación, con usuarios que no pueden creer que en pleno siglo XXI se promueva la crueldad hacia los animales y se involucre a menores en este acto de barbarie. 

No es la primera vez que esta administración, influenciada por la agenda ultraconservadora de Vox, genera escándalos. Desde su formación en 2022, han impulsado medidas retrógradas, desde intentos de coacción a mujeres que desean abortar hasta la relajación de controles sanitarios en ganado provocando ya varias crisis que han afectado de manera seria al sector ganadero. 

La tauromaquia, defendida por algunos como «tradición», para otros es en realidad una práctica cruel que debería quedar relegada al pasado. Pero lo que sin duda ha generado aún más escándalo e indignación es la idea de arrastrar a niños a este mundo de sufrimiento y dolor, todo financiado con dinero público.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos