Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar
Viernes, 14 de junio de 2024
Buscar

36 años de Gobierno del PP en CyL: Líderes en producción de renovables y en la fuga de empresas

Empresas y energías renovables

La comunidad autónoma de Castilla y León se ha destacado como líder en la producción de energías renovables en España. Con un impresionante 89,7% de su electricidad proveniente de fuentes renovables, casi triplica el objetivo establecido por la Unión Europea para el año 2030, que es del 32%. Esta cifra es vinculante para todo el país y se considera un buen indicador del compromiso de las comunidades autónomas. Sin embargo, a pesar de este logro que podría favorecer la atracción y el asentamiento de tejido empresarial, Castilla y León enfrenta una preocupante incapacidad para atraer empresas y talento, lo que ha llevado a un deterioro en su potencial empresarial y a un grave problema de despoblación.

Castilla y León a la cabeza en producción de energías renovables

Castilla y León es la primera comunidad autónoma tanto en porcentaje de energía eléctrica renovable producida como en cifras absolutas. Según los últimos datos de 2022 de Red Eléctrica Española, la comunidad produjo un total de 20.744 gigavatios hora (GWh) de energía renovable. Este impresionante logro se debe al fuerte impulso de este tipo de energías en los últimos años y al compromiso de las nueve comunidades autónomas que ya cumplen con el objetivo establecido por la Unión Europea para la década. Además, la media de España también supera ampliamente las expectativas de la UE, con un 42,2% de su energía proveniente de fuentes renovables

Sin embargo, a pesar de su destacado liderazgo en energías renovables, Castilla y León enfrenta graves desafíos en otros aspectos clave de su economía.

Empresas y energías renovables

Desafíos en el tejido empresarial

Pese a su potencial en energías renovables, Castilla y León se encuentra entre las comunidades autónomas con el peor balance empresarial en España. Durante los últimos años, se ha observado una constante fuga de empresas de la región, colocándola solo por detrás de Cataluña y Navarra en términos de pérdida de empresas. En los tres primeros trimestres de 2022, se registró un saldo negativo de 56 empresas que se trasladaron de Castilla y León a otras regiones del país. 

Este éxodo empresarial ha sido especialmente preocupante en los últimos cinco años, durante los cuales la comunidad castellano leonesa ha perdido un total de 365 empresas. Esta situación representa un duro golpe para la solvencia económica de la región y para el empleo, ya que estas empresas podrían estar generando numerosos puestos de trabajo de calidad que conseguirían atraer talento y asentar población.

Problemas de empleo y despoblación

A pesar de contar con una tasa de desempleo históricamente por debajo de la media nacional, Castilla y León enfrenta un problema particularmente grave en cuanto a la falta de cobertura de vacantes laborales. Durante el año pasado, pese a tener alrededor de 100.000 desempleados, se registraron casi 13.000 puestos de trabajo vacantes sin cubrir en la región. Esta cifra representa la tasa más alta de vacantes laborales de toda España. 

El sector del comercio minorista también ha sido duramente golpeado en la región, con casi el 50% de los comercios viéndose obligados a cerrar. Además, la región ha experimentado una pérdida de más de 20.000 empresarios en los últimos cuatro años, lo que ha debilitado aún más el tejido empresarial y ha dificultado la creación de empleo. 

La despoblación también es un problema grave en Castilla y León. La comunidad ha experimentado una pérdida de población considerable en el último año, con un total de 10.499 habitantes menos según los datos del Padrón de 2022. A pesar de que algunas provincias han experimentado un leve incremento en su población, como Segovia, la mayoría de las provincias han sufrido una disminución en su número de habitantes, especialmente León, que ha perdido 3.527 censados.

Incapacidad para atraer empresas y talento

El liderazgo en la producción de energías renovables, Castilla y León no lo traduce en capacidad y aumento del tejido productivo y enfrenta dificultades para atraer empresas y talento. Si bien la comunidad cuenta con un inmenso potencial energético renovable, que podría democratizar el acceso a la energía y reducir los costos de producción, muchas empresas optan por establecerse en otras zonas. La falta de políticas que fomenten un entorno empresarial favorable y moderno, junto con una presión fiscal que favorece a las grandes empresas y no se adapta a las necesidades de las pymes, son factores que limitan la atracción de empresas a la región.

La comunidad lleva 36 años bajo la batuta del Partido Popular de manera ininterrumpida, y la actual coalición de gobierno entre el Partido Popular y Vox tan solo es un síntoma de empeoramiento. Esta administración se encuentra continuamente en el ojo del huracán y es objeto de críticas, especialmente en relación con su gestión económica.  

¿Qué está pasando en Castilla y León con los jóvenes?

La fuga de talento es un problema grave en Castilla y León. Los jóvenes, cada vez mejor formados y preparados, prefieren buscar oportunidades en otras regiones o incluso en el extranjero, lo que agrava aún más el problema de la despoblación y dificulta el crecimiento económico de la región.

Castilla y León enfrenta serios desafíos económicos, así como en la lucha contra la despoblación. Aunque ha logrado triplicar el objetivo de la Unión Europea en términos de energías renovables, la región experimenta una constante fuga de empresas, un importante déficit en la cobertura de vacantes laborales y una pérdida considerable de población. Estos problemas requieren una acción decidida por parte de las administraciones y un enfoque integral que aborde tanto los desafíos económicos como los demográficos. Es fundamental crear un entorno empresarial favorable alineado con la era digital y tecnológica, fiscalidad adaptada y justa, y estrategias que atraigan talento especializado. Con una estrategia coordinada y ambiciosa, mirando al horizonte tecnológico y verde, Castilla y León podría capitalizar su potencial y sentar las bases de un nuevo crecimiento económico que produzca un cambio real.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos