Jueves, 13 de junio de 2024
Buscar
Jueves, 13 de junio de 2024
Buscar

Una extrema derecha violenta y desatada lleva a Pedro Sánchez al límite

Una extrema derecha violenta y desatada lleva a Pedro Sánchez al límite

Pedro Sánchez ha decidido cancelar su agenda para reflexionar sobre si continúa al frente del Gobierno. Este anuncio llega después de que el Juzgado de Instrucción 41 de Madrid admitiera una denuncia del pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias contra Begoña Gómez.

La denuncia, interpuesta por Miguel Bernad, líder de la entidad ultraderechista, se basa únicamente en recortes de prensa con bulos y noticias falsas. En concreto, se refiere a informaciones recientes sobre la supuesta influencia de Gómez en adjudicaciones públicas y el rescate de Air Europa durante la pandemia. Sánchez ha calificado a los medios que difundieron estos bulos como una «constelación de cabeceras ultraconservadoras».

En un gesto sin precedentes, el presidente del Gobierno ha anunciado a través de un tuit que dejará su continuidad en el aire y el Poder Ejecutivo en suspenso durante cuatro días. Esta decisión sorprendió a todos, incluyendo a ministros, socios de Gobierno y la propia oposición, que llevaba semanas atacando a Begoña Gómez con presuntos escándalos.

Togas al servicio de la extrema derecha.

El juez Juan Carlos Peinado, titular del Juzgado 41, ha declarado «secreta» la causa, dificultando así el derecho a la defensa de Gómez y sus letrados. Se espera que entre las primeras diligencias figure la toma de declaración de los directores de los medios que publicaron las informaciones presuntamente falsas.

Sánchez ha revelado que su esposa ha emprendido acciones legales para que estos medios «rectifiquen lo que sostenemos son informaciones espurias». Fuentes jurídicas coinciden en señalar el inicio de esta causa como un caso típico de «lawfare», similar a las denuncias falsas contra Podemos.

Una extrema derecha violenta y desatada ha logrado llevar al presidente Pedro Sánchez al límite. En su carta a la ciudadanía, ha admitido la necesidad de «parar y reflexionar» ante esta «estrategia de acoso y derribo» de la derecha y la ultraderecha. «¿Merece la pena todo esto?», se pregunta Sánchez, quien se tomará cinco días para decidir si sigue en el cargo o dimite.

Esta meditación personal y familiar mantendrá al país en vilo, sin saber si volverá a las urnas, habrá una sucesión con la actual mayoría parlamentaria o si el presidente resistirá. También deja al PSOE en shock en un momento crucial, con las elecciones en Catalunya y después de salvar los muebles en Euskadi.

¿Qué sabemos de Manos Limpias?

Manos Limpias, el pseudosindicato ultraderechista liderado por Miguel Bernad, es el responsable de la denuncia que ha llevado a Pedro Sánchez al borde de la dimisión. Esta organización, con una larga historia de denuncias fracasadas en los tribunales, representa una amenaza para la democracia española.

Fundada en 1995, Manos Limpias se autodenomina sindicato de trabajadores del sector público, pero en realidad se ha convertido en el carro de combate ultraderechista de Bernad. Antes de su creación, ya era una de las caras visibles de la derecha franquista en Madrid, habiendo sido secretario general del Frente Nacional, sucesor de la Fuerza Nueva de Blas Piñar.

Han interpuesto numerosas denuncias y querellas contra todo aquello que consideran una ofensa a sus valores ultraconservadores, desde el juez Baltasar Garzón por investigar crímenes del franquismo hasta los ‘Lunnis’ por mostrar una boda entre dos hombres.

Fracasos judiciales y publicidad mediática.

La mayoría de los pleitos de Manos Limpias han sido desestimados por los tribunales. Sin embargo, han conseguido publicidad mediática para su causa, como ocurrió con su personación como acusación popular en el ‘caso Nóos’, donde impulsaron que la Infanta Cristina se sentara en el banquillo.

En marzo de 2023, el Tribunal Supremo absolvió a Miguel Bernad y a Luis Pineda, líder de Ausbanc, de las acusaciones de extorsionar a entidades bancarias y empresas. Aunque sus prácticas fueron consideradas «reprochables en el plano ético», no alcanzaron a constituir un delito de extorsión.

Denuncias sin pruebas y un peligro para la democracia.

El modus operandi de Manos Limpias consiste en interponer denuncias basadas únicamente en recortes de prensa, sin aportar pruebas adicionales. Esto es precisamente lo que han hecho en su denuncia contra Begoña Gómez, compuesta por ocho recortes de prensa con bulos.

Tras su absolución en el ‘caso Ausbanc’, Manos Limpias ha retomado su actividad judicial con la denuncia contra Begoña Gómez y la denuncia ante el Consejo Fiscal por las filtraciones del caso de la pareja de Isabel Díaz Ayuso.

Manos Limpias forma parte de un panorama inquietante para la democracia española, donde se unen fuerzas políticas, judiciales, de seguridad y mediáticas con el objetivo de socavar los principios democráticos del país.

El sector conservador abraza el golpismo del SXXI.

El sector conservador del país, formado por brazos policiales, mediáticos y judiciales, ha decidido abrazar el golpismo en una lógica patrimonialista del poder. Las maniobras golpistas incluyen pronunciamientos sobre el «fin del Estado de derecho», publicaciones de informes comprometedores e imputaciones a medida por terrorismo, como la de Carles Puigdemont y Marta Rovira.

Estas acciones se amplifican mediante los medios de comunicación que poseen la derecha y la extrema derecha, creando un ambiente social que justifica las acciones de aparatos no electos del Estado para subvertir el mandato salido de las urnas.

La alianza entre el Partido Popular (PP) y VOX se configura como un ataque coordinado a los cimientos democráticos desde su vertiente institucional. Utilizando su influencia en el Senado y su presencia en el gobierno de varias comunidades autónomas, esta alianza no solo promueve una agenda conservadora, sino que también amenaza con desestabilizar el equilibrio político y social.

Su poder en estas instituciones se ha convertido en una herramienta para impulsar políticas que reflejan una ideología excluyente y retrógrada, como los intentos de borrar los avances en materia de derechos LGTBI+ en Madrid.

La lucha por la democracia.

El golpe, con un ruido de sables cada vez más evidente, amenaza con consecuencias irreversibles para el sistema democrático. La situación actual presenta un escenario inquietante y requiere una respuesta firme y coordinada de todos los sectores comprometidos con la defensa de la democracia y la pluralidad.

La lucha por mantener un Estado democrático, justo y transparente es más crucial ahora que nunca, frente a la amenaza de una extrema derecha violenta y desatada que ha llevado a Pedro Sánchez al límite.

 

Más en Nexo Noticias.

Te recomendamos